13. El asesino no está en el banquillo de los acusados