Dispara yo ya estoy muerto