Si hay un escritor que ha hecho mundialmente conocida a la literatura sueca ese fue Stieg Larsson. Y esto ha sido, en parte, gracias a dos personajes que le han encumbrado al éxito:  Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist. Stieg Larsson falleció de forma inesperada y trágica de un ataque al corazón, pocos días después de

Había una vez díez negritos…y no quedó ninguno. Esta frase resume el libro de Agatha Christie, Los díez negritos, que fue publicado en 1939 pero que sigue enganchando hoy en día. La reina del suspense utiliza sus mejores armas literarias en este libro cuyo argumento y misterio bien tendría que ser resulto por el bueno de

                                                     Suecia está de moda. Y no lo digo yo. De hace un par de años hacia aquí hemos sido testigos de la proliferación de novelas policíacas escritas por suecos. El