Entrevista a Juan Jacinto Muñoz Rengel (El gran imaginador)

Entrevista a Juan Jacinto Muñoz Rengel (El gran imaginador)

Hay escritores a los que les sobra imaginación y talento. El malagueño Juan Jacinto Muñoz Rengel ha demostrado en su nueva novela, El gran imaginador, que está hecho para crear y compartir grandes historias. Hace unas semanas tuve la suerte de pasar unas horas con él, hablando y charlando de libros, historias e imaginación. Hoy comparto con vosotros ese momento para que conozcáis más a este estupendo escritor.

Tres años alejado del panorama literario y vuelve con una apuesta fuerte: El gran imaginador ¿Qué se va a encontrar el lector en este libro?

Ya que enfocas así la pregunta, precisamente es un intento de recoger todo lo anterior. Para mi ha sido una especie de mirada atrás en la que yo he intentado recoger todo lo que creo haber aprendido a lo largo de estos años, pero también todos mis temas, mis emociones…Y de alguna forma tiene algo de cada libro. Yo creo que tiene el humor de El asesino hipocondríaco, y tiene algunos rasgos de mi propio protagonista de entonces. Pero también hay otras muchas cosas de libros anteriores como el cruce de géneros, algunos objetos y elementos que hay en otros libros están también aquí.

Lo cierto es que de alguna manera quería decir que he sido capaz de llegar hasta este punto y esto es lo que soy como escritor. Al mismo tiempo, aunque yo he estado tres años sin publicar, han sido tres años trabajando en esto aunque en realidad llevaba catorce años con la novela. Desde 2002 mis libros han convivido con El gran imaginador.

Aunque han sido tres años de trabajo, la idea de El gran imaginador no es reciente ¿verdad?

Exacto, como te decía la idea original me surge cuando vivía en Londres y en el año 2002 empiezo a darle forma y en realidad lo que tenía era el armazón y la parte histórica. Tenía los lugares, sabía por dónde quería que pasara mi personaje para recoger esos iconos de la literatura que luego me van a ir interesando a lo largo del libro. Pero me faltaba la parte fantástica, me faltaba el personaje.

Un cambio de registro importante tras El asesino hipocondríaco y El sueño del otro ¿no?

Nada que ver pero la verdad es que yo todos los libros que hago son distintos, muy distintos. En El asesino hipocondríaco hay mucho humor y es una parodia del género negro; El sueño del otro es una novela seria donde no hay destello de humor en ninguna parte, es muy reflexiva, muy filosófica, oscura…Es una mezcla completamente distinta. Entonces dentro de lo distinto que soy yo de mi mismo, en este caso sí hago guiños internos. A pesar de que no tenga nada que ver pero es el que más tiene que ver con lo demás.

¿Cuál ha sido el mayor cambio que ha notado a la hora de enfrentarse a esta historia con respecto a las anteriores?

Es un gran cambio. Yo siempre he hecho novela y relato a la vez pero lo primero que fui publicando eran relatos cortos, que era donde yo me sentía a la altura. Siempre he tendido a no enrollarme. Ahora cuando digo esto la gente se ríe pero es cierto. Cualquiera que haya leído distintos libros míos, habrá visto que voy bastante al grano comparado con otros autores que dan vueltas a cosas que ya estaban dichas.

En este libro me he tenido que enfrentar a otro arco narrativo, con otro tipo de tensiones porque claro, mantener 500 páginas con atención en el lector es mucho más difícil…Y he tenido que jugar con otras técnicas, otra disciplina de trabajo y otra intensidad documental.

Y debo confesar que la novela, en realidad, era más larga. Lo que pasa que yo decidí acortar información y porque me salían casi 600 páginas.

El gran imaginador tiene una gran base histórica ¿cómo ha sido el proceso de documentación?

Como han sido tantos años, yo empecé en la British Library de Londres y con asesoría de algunos especialistas que están a final de la novela descritos. Allí en Londres fui reuniéndome con especialistas y ahí pude recabar mucha información.

Cuando me vine a Madrid, he estado mucho tiempo trabajando en la Biblioteca Nacional y luego lo he ido cumplimentando con bases de datos de Universidades y con la dificultad de que no todo está en inglés o español. Me he encontrado con material en griego, por ejemplo. Y aún así ha sido difícil porque la Grecia Otomana cuenta con pocos documentos que consultar.

Es verdad que hay que leer muchos libros para escribir sólo una línea…

Totalmente (risas) A veces te pasas una mañana entera con un detalle, que luego ni siquiera incluyes en la novela. Y así una y otra vez.

La recompensa de esto es que cuando se hace esto se crea con mucha facilidad la atmósfera que quieres porque tienes un montón de materiales para trabajar.

Y es que la novela se centra en el siglo XVI y tiene un protagonista peculiar: Nikolaos Popoulos ¿Qué podemos contar de él? A mi personalmente me ha encantado.

Yo quería que encantara (risas). Como te decía antes, tuve claro en un momento determinado que necesitaba un personaje que tuviera grandes capacidades porque sino se habría convertido en una novela histórica más. Y yo no quería escribir eso.

Quería hacer algo distinto en lo que yo me sintiera cómodo y fiel a mi mismo. Entonces necesitaba algo que diera esa flexibilidad…Y para eso me busqué esta capacidad de inventar sin límites. Yo quería que mi personaje tuviera una personalidad completa y entonces me pareció que tenía que ser entrañable, que fuera también ingenuo, alguien a quien los demás rechazan y luego alguien que tiene mucho talento para muchas cosas pero a quien no le salen las cosas bien.

La mayor ilusión de Populos es escribir el mejor libro de todos los tiempos ¿Es ese al sueño de todo escritor?

Hombre, mi protagonista al tener una imaginación sin límite, sólo se plantear escribir el libro que jamás nadie haya escrito porque para eso tiene esta imaginación. Él tiene esta capacidad.

Sin embargo, hablándote de mí, yo intento siempre escribir al mejor libro posible según mis capacidades. No el mejor libro de la historia, porque nadie podría, pero si al mejor libro que puedo escribir en el momento concreto en el que me encuentro.

Una novela donde la imaginación o, mejor dicho, el poder de la imaginación están muy presente ¿Es una reivindicación a que seamos imaginativos?

Claro, yo intentaba hacer un libro basándome en autores que me han interesado siempre y que son muy imaginativos. Reivindicar a todos los géneros de la imaginación, pero al mismo tiempo quería hacer el libro de la imaginación. Así dicho puede quedar algo ambicioso pero lo intentaba.

Quería hablar de la imaginación desde todos los frentes. A veces, al propio personaje está imaginando; otras hago referencia a la ficción dentro de nuestra literatura y otras, en efecto, estoy defendiendo la propia imaginación.

Imaginar es muy positivo y hay que defenderla. Como piensa al propio Populos, todo está dentro de nuestra cabeza.

Imaginación no falta, por ejemplo, en la narración de esta historia ya que está narrada de futuro a pasado. Muy original.

En realidad, estamos en la época en la que Cervantes es joven, nuestro protagonista anciano y ahí se conocen. Y de alguna forma, hay que entender que la novela se la puede estar contando Populos a Cervantes.  Esas son las dos líneas del tiempo: el pasado y el presente.

La verdad es que, yo ya he terminado de leer al libro, me ha parecido una historia muy rica que me ganó sobre todo cuando la madre del protagonista le dijo: Tú no llegarás a ser nada en la vida.

Es que realmente estas cosas pasan. La sociedad da por hecho que la relación entre, por ejemplo, una madre y un hijo deben ser perfectas….Y esto pasa. Cuando Populos es un niño, es dependiente y si su madre es una canalla con él…Por eso decía yo antes que a Populos le rechazan y se siente un extraño hasta en el propio seno familiar por tener un talento distinto, por no ser lo que se espera de él. Y, de vez en cuando, aparece alguien que no está hecho para ser lo que está socialmente reconocido, sino para ayudar a la sociedad a dar un paso adelante.

Bueno, no podemos terminar sin hablar de un personaje muy famoso y conocido que tiene un papel interesante en el libro…Miguel de Cervantes ¿Cómo ha sido incluir al autor de El Quijote como personaje?

Me voy el siglo XVI para aunar una serie de cosas que estaban sucediendo al mismo tiempo. Justo cuando nace la imprenta, cae Constantinopla…a la vez se dan una serie de personajes que me interesan mucho. Por ejemplo, me interesaba todo esa leyenda sobre los vampiros de los Balcanes y al mismo tiempo, otros muchos personajes de aquella época. Todo eso sucede a la vez, en la misma parte de Europa. Y esto lo quise aunar con nuestro creador por antonomasia que es Cervantes, el creador de la novela contemporánea.

Quería por tanto que esos dos genios, Populos y Cervantes le dieran forma a esta novela que, en parte, es un homenaje a El Quijote.

Como última pregunta, algo que yo siempre pregunto: ¿qué lee Juan Jacinto Muñoz?

La verdad es que leo de todo porque me gusta conocerlo todo. Lo que más me gusta son los autores que van más allá del realismo. Estos van desde Borges y Cortázar hasta Stanisław Lem o Italo Calvino. Son escritores que no se agotan.

Mil gracias por tu tiempo y esperamos volver a leerte pronto 🙂

1000

¿Qué os parece? ¿Habéis leído la novela? ¿Os apetece?

 

25 noviembre, 2016

Marina Ortega

4 Comments

  1. Responder

    Tatty

    21 noviembre, 2016

    Gracias por la entrevista, no conocía a este autor
    Besos

    • Responder

      Marina Ortega

      25 noviembre, 2016

      A ti Tatty, me alegro que te guste 😀

  2. Responder

    Albanta

    21 noviembre, 2016

    Gracias por la entrevista no lo conocía

    • Responder

      Marina Ortega

      25 noviembre, 2016

      A ti por pasarte y leer 🙂

Deja un comentario

RELATED POSTS